Belleza

Belleza
“Nosotros somos lo que pensamos. Todo lo que somos lo somos por nuestros pensamientos. Y con nuestros pensamientos, construimos nuestro mundo. ” Buddha

jueves, 25 de octubre de 2012

Capítulo 1: La careta de la normalidad


Había una vez, en una pueblo perdido, una mujer cuyo corazón estaba corrompido. En sus venas corría la mentira y la maldad palpitaba fuertemente en su interior. Su boca no articulaba palabra, sino gritos de odio y desesperación. Tenía una cara ovalada horrible, uñas largas y ojos vivos. La melena le llegaba hasta la cintura y cada día iba vestida de una manera diferente. A simple vista parecía una mujer normal, pero si te fijabas bien, podías ver como sus ojos reflejaban toda su decepción, sus fracasos, su ambición, su odio. Cada mañana, se ponía una careta que guardaba en el armario. Ella la llamaba la “careta de la normalidad”. Gracias a ella podía fingir ser una mujer normal, con una familia normal y con una vida normal. Esta careta también le ayudaba a articular sonidos, palabras dulces mezcladas con crueles intenciones. Su único objetivo en esta vida era su satisfacción, conseguir sus maldades y proposiciones. Para conseguir todo lo que quería no dudaba ni un momento en absorber el alma de las personas, haciéndoles caer en la locura.
Todo el mundo la temía, le llamaban “la hechicera de la colina”. A menudo utilizaba sus técnicas en las artes oscuras para conseguir lo que quería de las personas. A los pocos años de su aparición, misteriosa y lúgubre, ya había conseguido innumerables riquezas, de las cuales se regocijaba día y noche y contaba incansablemente hasta el amanecer.... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada